Mensaje del M.R.G.M. ante la pandemia

  • José
  • Blog

Hermanos, estamos viviendo una situación muy compleja a nivel mundial, tal vez la más extrema para mucho de nosotros, que ha venido acompañada de una profunda incertidumbre.

La estructura de las relaciones sociales se encuentra en un brusco cambio, el compartir en forma directa está restringido y relegado exclusivamente a la interacción por medios electrónicos, difícil y durísima situación para toda la ciudadanía y en especial para nosotros que al estrechar las manos, sentir ese fuerte abrazo fraterno, una conversación en armonía y un ágape es sin duda algo que todos añoramos sinceramente.

La distancia hoy, muy necesaria, que debemos tener no debe confundirse con alejarnos, nuestra unión es un sentimiento muy fuerte que se desarrolla en cada masón, por lo mismo es que llamo a cada uno de ustedes a recordar algunos pasajes de su iniciación en estos días como lo son la oración del capellán, la promesa de fidelidad y el lazo que rodea nuestra cintura, como también la exhortación que nos entregó nuestro Venerable Maestro ese día para todos tan significativo.

Cada uno de nosotros como masones que somos debemos impulsar y velar por el cumplimiento de las normas, reglamentos y leyes impulsadas por la autoridad del país, tal como lo indica el artículo 7 de nuestra Constitución, entre otras.

QQ.HH. por tal motivo esta Gran Maestría en acuerdo con el G.C.P.G. resolvió suspender los trabajos hasta el 30 de abril y según la situación epidemiológica y las indicaciones de las autoridades del Estado se determinará una prorroga si así fuere necesario.

Mis muy QQHH, qué les puedo ofrecer a ustedes, sólo soy uno entre vosotros. Mas tengo unas manos de labriego para quién necesite de ellas.

Tal vez puede sonar paradójico que el elegido primero entre sus iguales busca confianza. Y QQ.HH. cuando me hice tal pregunta la respuesta no demoró en llegar, la seguridad la encuentro en ustedes, la fraternidad que nos caracteriza la siento tan cerca sin importar la distancia, seguro que el corazón que religa al masón de nuestra Gran Logia Autónoma de Chile derrama confianza en quienes creemos en la iluminación del G.A.D.U.

Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y cuando pases por los ríos, no te inundarán. Cuando andes por el fuego, no te quemarás ni la llama te abrasará (Isaías 43:2).

No paremos de trabajar en cuerpo y espíritu para que el que camina entre luz y tiniebla, entre liso y rocoso, blanco y negro siempre esté entre hermanos, porque la masonería reconforta al viajero.

Mente abierta, así debe permanecer con base al conocimiento adquirido desde quién es nuestro Maestro, para enfrentar estos momentos, seguramente lo que llevamos de vida y pensamiento jamás nos hubiéramos imaginado vivir esta situación. Aquí se coloca a prueba el trabajo y el temple del constructor, como también se debe dejar de lado cualquier falsa vanidad y ser hombres útiles y no importantes.

Para algunos estos días han tenido un doloroso despertar al saber el sufrimiento de muchos, tal vez un castigo y para otros una gran lección o enseñanza, sumemos fuerzas porque nosotros no somos la cúspide de la pirámide, y no por ello podemos perder jamás la voluntad.

A todos les solicito; soñemos como el AA, con la fuerza del CC y la sabiduría y guía del MM para dar sentido a lo que estamos buscando desde lo físico a lo espiritual, la vida.

Seguro estoy que nos hacemos falta, esa mirada, la distancia, pero QQ.HH. nos une indisolublemente la experiencia que tenemos. Ayer y hoy avanzamos por un camino no explorado, falto de luz, de conocimiento, una vez más despojémonos de todo bien material, indefensos otra vez, pero persistentes en el camino. ¿Por qué?, por la mano amiga-hermana firme y guía de un maestro, para cada quién el G.A.D.U. que jamás nos dejará en el camino solos.

Mis hermanos, que el suave sonido del buenos días de la amada, de ser llamado papá, abuelo, hijo es la suficiente energía para levantar y hacer trabajar nuestras herramientas con la cercana guía de las tres luces, porque allí, ¡allí! está el masón, con su cuerpo recto y bien posicionado como el día de nuestra iniciación, de la misma manera que el sol se levanta, así de la causalidad nadie escapa.

Seamos capaces de mantener encendida la luz de nuestro sitial en estos días, que la luz material y la espiritual tendrán la misma duración, así como el equinoccio, nuevamente la naturaleza nos entrega una lección, la búsqueda del equilibrio, nuestra regla, y nos permite comenzar el ciclo. Desde ahora debemos concentrarnos en la luz espiritual, buscar más profundo en las entrañas del ser, una semilla para sembrar y desde allí este germen que con cuidado del estudio y búsqueda de ser un mejor hombre germine y pronto nos entregue la posibilidad de ser mejores para así liberarnos de las ataduras de la ceguera y ser camino para los profanos.

Solicito recordar ¿por qué fuisteis hecho masón?, y trabajar en la segunda razón del porqué fuimos despojados de todo metal y la tercera razón de solicitud del óbolo de caridad.

Mis muy QQHH, estamos expuestos a un caso de dificultad y peligro; sigan confiando. El temor se desplaza con los sueños, soñemos en un mundo mejor.

Muy fraternalmente.

Patricio Espinoza L.